Odontoclave

ODONTOPEDIATRÍA

¿Qué es la
Ortopediatría?

Es la especialidad que proporciona el cuidado oral primario, preventivo y terapéutico de los niños y adolescentes, incluyendo aquellos con necesidades especiales.

Procedimientos y promoción de buenos hábitos de higiene oral para la prevención de enfermedades bucodentales. Procedimientos: profilaxis, aplicación de flúor y sellantes dentales.
Procedimientos enfocados en tratar las consecuencias generadas por enfermedades bucodentales como la caries dental. Procedimientos: restauraciones, endodoncia, exodoncia y frenillectomía.
Detección temprana de problemas de crecimiento y desarrollo craneofacial para evitar alteraciones funcionales y estéticas a futuro. Tratamientos: expansión, mantenedores de espacio y funcionales.

Preguntas
Frecuentes

La asistencia temprana a la consulta odontológica es recomendable para asegurar que el niño y su familia desarrollen hábitos preventivos y de higiene oral adecuados. Por esto se recomienda que la primera consulta con el odontopediatra se dé tan pronto como sea posible, idealmente antes de los 6 meses de edad que es cuando erupciona el primer diente y no más tarde de los 12 meses de edad.

Los traumas dentales son considerados como una urgencia dentro de la consulta odontológica y deben ser tratados de inmediato. Requieren de una exploración inmediata y controles a largo plazo, ya que pueden producir complicaciones y patologías.
Lo más importante es consultar al odontopediatra en el menor tiempo posible y seguir sus indicaciones.

La higiene oral en los niños debe implementarse no más tarde de la salida del primer diente, el cepillado debe ser realizado por los padres dos veces al día usando un cepillo suave apropiado para la edad del niño y el uso de seda dental. Esta rutina debe mantenerse hasta los 12 años de edad, momento a partir del cual, el niño puede hacerlo sin acompañamiento de sus padres.

Existen dos tipos de cremas dentales: las que contiene flúor y las que no lo tienen. Se ha comprobado que el flúor es un elemento efectivo en la prevención de la caries pero a la vez su exceso puede provocar una patología llamada fluorosis. Se recomienda entonces que mientras el niño no pueda hacer enjuagues, es decir hasta los 3 o 4 años de edad, debe usarse una crema sin flúor y después de esta edad se inicia el uso de una pasta con flúor para niños que contiene menos concentración que las pastas para adultos. Después de los seis años se debe comenzar a usar una pasta dental para adultos. Sin embargo la elección de cual crema dental usar debe estar guiada por el odontopediatra después de revisar las necesidades del paciente y el riesgo que tenga para desarrollar caries.

La seda dental es útil para ayudar a desalojar restos de alimentos y reducir el nivel de placa bacteriana. Su uso es necesario cuando las superficies de los dientes se juntan y ya no pueden ser limpiadas por el cepillo dental. Se recomienda usarla una vez al día y deben ser un adulto quien realice la limpieza.

¿Qué es el apiñamiento dental?

El apiñamiento dental es un problema muy común en donde la encía y el hueso del maxilar no tienen suficiente espacio para albergar los dientes (generalmente se presenta en los dientes permanentes); esto puede causar que los dientes se vean montados unos sobre otros, desorganizados y desalineados,

Causas del Apiñamiento Dental 

1. Genética: como con otras enfermedades, si alguien de tu familia presentó este problema, hay una predisposición a que tu hijo también lo tenga.

2. Pérdida prematura de dientes de leche: si los dientes de leche se caen antes de tiempo y no se hace ningún tratamiento odontológico con un mantenedor de espacios (aparatología), tal como lo mencionamos en nuestro artículo  ¿Por qué cuidar los dientes de leche si se van a caer? los dientes de leche adyacentes pueden ocupar el espacio del diente perdido.

3. Hábitos de succión prolongados: si tu hijo usa chupo o chupa dedo por un tiempo muy prolongado, sin tratamiento ni eliminación del hábito, esto puede causar problemas de mordida, entre ellos, apiñamiento dental. Si bien los hábitos de succión son un reflejo natural que proporciona sensación de seguridad y placer a tu hijo, es muy importante controlarlos, tal como los mencionamos en nuestros artículos, ¿Es malo que mi hijo chupe dedo?  y ¿Es malo que mi bebé use chupete? que pueden causar problemas de mordida 

4. Erupción de las cordales: cuando todos los dientes permanentes se encuentran en boca y comienzan a erupcionar estos dientes (entre los 17 y 21 años aproximadamente) y no hay espacio suficiente en la encía para albergarlos, esto puede causar apiñamiento dental.

Consecuencias del Apiñamiento Dental 

1. Problemas de higiene dental: como los dientes están montados unos sobre otros y desalineados, el cepillo de dientes no alcanza a remover todos los restos de comida; incluso en casos tan severos, no es posible hacer uso de la seda dental.

2. Problemas de mordida: como los dientes no están correctamente alineados y posicionados, se generan problema de mordida.

Tratamiento

El principal tratamiento para el apiñamiento dental es la ortodoncia. 

Una detección temprana de problemas de espacio para los dientes permanentes, nos permite desde la odontopediatría prevenir el apiñamiento dental. Según el examen clínico y la revisión de ayudas diagnósticas se pueden hacer tratamientos de expansión con aparatología, en donde se logra el espacio suficiente para los dientes permanentes,

 

Las visitas al odontopediatra debe hacerse cada seis meses, o tantas veces más como lo indique el especialista de acuerdo al riesgo o susceptibilidad del niño a desarrollar enfermedades dentales.

Un sellante dental o sellador dental es un material plástico que se coloca sobre la superficie de los dientes con la cual tu hijo mastica, del colmillo hacia atrás, en las fosas o surcos donde ni el cepillo o Seda Dental alcanzan a llegar, facilitando así el cepillado y evitando que se acumulen restos de comida que puedan generar Caries Dental en el futuro.

Este tratamiento preventivo suele colocarse en niños entre los 6 y 12 años de edad principalmente.

La aplicación periódica de flúor ayuda a la prevención de caries en las superficies lisas de los dientes, pero NO reemplaza a los sellantes dentales; estos son una protección extra para las cavidades profundas de los premolares y molares de tu hijo.

¿Cuáles son los beneficios?

1. Evita la acumulación de comida y placa en cavidades profundas.

2. Evita formación de caries en estas zonas.

3. Contribuye a la Higiene Oral 

4. Aumenta la protección del diente.

¿Cuánto tiempo duran?

Los sellantes dentales duran varios años antes de que necesiten ser restaurados y es en las consultas periódicas de odontopediatría, donde se determina si aún se encuentran en buen estado o deben restaurarse.

Su proceso de aplicación es sencillo, no genera molestias en los niños y es indoloro.

La exfoliación dental, recambio o mudanza de dientes ocurre en dos momentos específicos: los primeros dientes se mudan entre los 6 y 7 años de edad, son los dientes incisivos, cuatro arriba y cuatro abajo, este proceso tarda aproximadamente entre seis y nueve meses. Luego a los 9 o 10 años de edad ocurre el segundo momento del recambio, que es cuando se pierden los caninos y las muelas de leche, terminando este proceso más o menos a los 12 años de edad con el establecimiento de la dentición permanente completa.

Los aparatos dentales son elementos que se usan para corregir malas posiciones dentales y /o esqueléticas. Pueden instalarse cuando el niño tiene los dientes de leche completos esto se llama ortodoncia preventiva y su objetivo es prevenir una alteración que potencialmente podría desarrollarse. Pueden instalarse también cuando el niño está mudando, en este caso se llama ortodoncia interceptiva y como su nombre lo indica, se interviene una alteración que se está desarrollando. Finalmente puede instalarse aparatología cuando el niño tiene toda su dentición permanente, en este caso se llama ortodoncia correctiva con la que se logra alienar los dientes en la posición ideal.

La caries es considerada la enfermedad dental más común en niños y en adultos en todo el mundo.

Esta ocurre cuando las bacterias presentes en la placa depositada en los dientes producen ácidos que destruyen su tejido. Este deterioro está altamente influenciado por varios factores; el estilo de vida, hábitos alimenticios y de Higiene Oral.

¿Cómo intervienen estos factores?

1. Microorganismos: las bacterias de la boca, principalmente el streptococcus mutans, transforman el azúcar de los alimentos en ácidos que destruyen poco a poco el diente.

2. Hábitos alimenticios: una dieta alta en azúcares convierte la boca de tu hijo en el espacio propicio para el desarrollo de la caries dental.

3. Mala higiene: no llevar una rutina correcta de higiene oral donde se utilice la Crema Dental adecuada y la Seda Dental, y no se realice un Cepillado oportuno son la causa principal de aparición de la caries

Una caries dental NO tratada puede desencadenar en procesos odontológicos más traumáticos para tu hijo como un Absceso Dental, además de costosos a futuro.

 ¿Cómo prevenir la caries dental?

1. Visitar cada 6 meses al odontopediatra desde su nacimiento.

2. Implementar una rutina de higiene oral desde su nacimiento.

3. Tener una dieta anticariógena, es decir, baja en consumo de azúcares, almidones y carbohidratos. Evitando los dulces de larga duración y pegasos como bon bon bum, gomitas y confites.

4. Masticar entre 10 – 15 minutos un chicle sin azúcar. Esto aumentará la producción de saliva de tu hijo protegiendo su diente, limpiándolo y neutralizando los ácidos producidos por las bacterias.

Recuerda que la visita de tu hijo al odontopediatra es fundamental, no solo para guiarte en el proceso del cuidado de sus dientes o tratar enfermedades bucodentales, sino para la detección y corrección temprana de problemas de crecimiento y desarrollo craneofacia.

¿Por qué mi bebe chupa dedo?

Desde antes de nacer, los bebés desarrollan el reflejo natural de introducir a su Boca  y succionar su propio pulgar, dedos o puño (reflejo innato); a este hábito se le conoce en odontopediatría como succión digital, siendo completamente normal durante los primeros meses de vida, pues esto les proporciona sensación de seguridad y placer. Los calma cuando están inquietos (cansados, aburridos, asustados o con hambre) y les ayuda a conciliar el sueño.

¿Por qué debe dejar el habito ?

Luego de los 6 meses de vida que comienza el proceso de Dentición en los Bebés y empiezan a alimentarse con sólidos, deben ir reduciendo poco a poco el hábito hasta llegar a dejarlo por completo, pues si llegados los 3 o 4 años de edad el hábito aún permanece, puede llegar a Causar Problemas cómo:

1. Maloclusión dental: desplazamiento de los dientes, hacia adelante la parte superior y hacia atrás la inferior, creando una mordida abierta por la falta de contacto entre los incisivos.

2. Alteración del paladar: debido a la presión que ejerce el dedo en dirección ascendente, el paladar empieza a modificar su forma haciéndose cada vez más estrecho (paladar ojival).

3. Alteraciones del lenguaje: el paladar, la lengua y los dientes son elementos fundamentales para el proceso de fonación, debido al hábito de succión prolongado estos sufren modificaciones y a tu hijo se le empieza a dificultar la pronunciación adecuada de palabras que incluyan consonantes como como la f, x, z, c, s, d, t, r, entre otras.

4. Afectación en la autoestima: existe rechazo social al hábito de succión prolongado.

¿Cómo hacer para que dejen el habito naturalmente?

Si tu hijo se encuentra en la edad en la que debe dejar de chuparse el dedo, antes de instalar una rejilla de control de hábitos, puedes intentar lo siguiente:

1. Refuerzo positivo: si tu hijo lleva un tiempo prolongado sin chuparse el dedo, dale una pequeña recompensa como un sticker cuya recompensa será mayor si junta un determinado número de ellos.

2. Distracción: busca actividades que lo estimulen como rompecabezas, pinturas, bloques, etc, el aburrimiento puede causar que tu hijo chupe dedo.

3. No ridiculizar a tu hijo por su hábito, pues esto en vez de reducirlo, puede aumentarlo.

Los hábitos de succión (dedo, chupa, tetero, etc) son necesarios para algunos niños en las etapas iniciales del desarrollo. El tetero en la mayoría de los infantes es elemento para su alimentación, se recomienda que una vez el niño inicie su dentición y consuma bebidas azucaradas se cepille los dientes inmediatamente después de consumirlas.
En cuanto al chupo y el hábito de succión digital, se pueden permitir hasta los cuatro años, debido a que estos le permiten al niño superar la etapa oral del desarrollo sicológico y le dan seguridad. A partir de los cuatro años se hace necesario suspender estos hábitos para evitar daños en la mordida.

Actualmente los problemas dentales como las caries en los niños han aumentado debido a diferentes variables, la más importante es el cuidado de los dientes que se desarrolla con los hábitos de salud oral qué aprende cada uno, es muy común que tanto adultos y niños no les guste visitar al odontólogo e incluso les

 

 provoque miedo el simple hecho de imaginárselo; este miedo pudo haber sido causado por una experiencia traumática en el pasado (adultos y niños) o simplemente no han tenido su primera visita al odontopediatra y tienen miedo a lo desconocido (niños).

Las revisiones y tratamientos qué realiza el odontopediatra son muy importantes para tener un historial del desarrollo del niño, por esta razón es necesario que los niños no tengan miedo en su visita al odontopediatra y evitar que esto sea una mala experiencia para ti y para ellos, te recomendamos aplicar los siguientes consejos para hacer más facil este proceso:

1. Busca un consultorio o clínica odontológica adecuada para ellos: Un lugar diseñado especialmente para niños en donde trabajan odontólogos especializados en odontopediatría que tienen el conocimiento y la experiencia atendiendo este público.

2. Convierte la visita al Odontopediatra en un hábito: Que estas visitas no se hagan solo cuando hay caries, sino que se realice periódicamente una revisión dental (máximo cada 6 meses)

3. No expreses malas experiencias en el odontólogo delante del niño: La odontología ha cambiado mucho en los últimos años, por lo que existen nuevas técnicas que resultan agradables para el paciente.

4. Al prepararlo para la cita odontológica no uses palabras o expresiones que puedan asustar a tu hijo: Agujas, inyección, dolor, no te van a hacer daño, entre otras que den a entender que es una mala experiencia.

5. No utilizar la cita odontológica como amenaza de castigo.

6. No sobornar al niño para visitar el odontopediatra: Le da a entender que tiene que pasar por algo desagradable para obtener algo que anhela o le gusta.

7. Ser sincero al momento de dirigirse a la cita con el odontopediatra.

8. Explicarles un poquito sobre lo que verán, oirán y sentirán. No debe prometer al niño lo que va a hacer o no el Odontopediatra.

9. Ver el Dr. Muelitas.

10. Si le gusta Peppa Pig, puede buscar en YouTube “Peppa Pig va al odontólogo” y mostrárselo.

11. Jugar con ellos al odontólogo y al paciente en casa.

Recuerda que tú como padre haces parte fundamental del proceso de crecimiento de tu hijo, ayúdalo y acompañalo a superar sus miedos. Ten presente que la salud oral inicia en casa con una buena higiene oral y que cada 6 meses debes visitar al odontopediatra.

Porque limpiar la boca de mi bebe si aún no tiene dientes?

En este artículo aprenderás acerca de la importancia de iniciar una rutina de higiene oral aun cuando su primer diente no haya erupcionado.

Durante nuestras consultas de odontopediatría, hemos evidenciado que existen algunos mitos sobre el momento en el cual debe implementarse una rutina de Higiene Bucal en los bebés; algunas personas creen que debe iniciarse luego de que sale el primer diente, a partir de los 2 años de edad, o después de la lactancia. 

¿Cuándo iniciarla?

Aun cuando tu bebé no tenga dientes, desde su nacimiento debes retirar los residuos de leche materna o de fórmula pues en muchas ocasiones estos se quedan en los rodetes gingivales (parte la encía donde erupcionan los dientes), la lengua y sus mejillas, provocando un nata blanca (como la del café con leche) que puede causar infecciones y malos olores en su boca.

Así mismo, iniciar una rutina de higiene oral desde temprana edad va instaurando en tu bebé el hábito de su cuidado dental a futuro.

Y ¿Cómo lo hago?

1. Lava tus manos con agua y jabón o desinféctalas con gel antibacterial.

2. Siéntate y pon tu bebé en tus piernas, cerca de tu pecho; así él estará boca arriba y tendrás una visión de toda su boca.

3. Toma una gasa o dedal de silicona, ponlo en tu dedo y humedécelo con agua. Evita usar algodón pues este puede dejar residuos en la boca de tu bebé.

4. Pon el dedo sobre la boca de tu bebé y limpia la lengua, la parte interior de los cachetes (carrillos), rodetes gingivales y la parte superior de las encías.

5. Recuerda realizar este proceso mínimo dos veces al día (importante que la última sea antes de acostarse o dormir en la noche)

¿La primera dentición de mi hijo?

Esta forma un conjunto de 20 dientes en total y comienzan a salir luego de los 6 meses de vida. Estos continúan creciendo hasta los 2-3 años, edad en la que la mayoría de los niños alcanzan su desarrollo dental completo.

¿Y su proceso de sustitución?

El proceso de Sustitución de los Dientes de Leche por los dientes permanentes que son 32 en total, inicia entre los 5 y 6 años de edad (estas varían dependiendo del proceso de desarrollo del niño), y se da por la presión que ejerce la raíz de los dientes definitivos a los de leche.

Entonces ¿Por qué cuidar unos dientes que se van a caer?

1. Los dientes de leche permiten a tu hijo masticarde forma adecuada los alimentos, ayudando a su nutrición y su proceso de digestión.

2. Al masticar los alimentos tu hijo estimula el crecimiento de sus maxilares, desarrollo que se da con mayor intensidad entre los 2 y 5 años de edad.

3. Estos funcionan como guía, ya que determinan el posicionamiento y guardan el espacio para los dientes permanentes. Una Pérdida Prematura de los dientes de leche puede generar Problemas de Espacio para la erupción de los dientes definitivos.

4. Intervienen en el proceso de fonación; donde tu hijo aprende a coordinar lengua y boca para pronunciar correctamente las letras y las palabras.

5. La sonrisa es un medio importante de comunicación, si tu hijo presenta caries en dientes delanteros o carece de los mismos, su autoestima puede verse afectada.

6. Desarrollar buenos hábitos de higiene oral; Cepillado y uso diario de la Seda Dental.

El cepillado de dientes en los niños es de vital importancia para la prevención de caries y otras enfermedades dentales; esta actividad puede ser una tortura para los padres pues la “guerra” comienza desde el momento en el que indican al niño que debe ir al baño a cepillarse los dientes; una vez allí, muchas veces es un martirio lograr que abran la boca para cepillar sus dientes. Usar la fuerza no solo es contraproducente para instaurar el hábito, sino que puede ser traumático y causar lesiones en su boca si no tienes cuidado.

A continuación, te daremos unos consejos para hacer de esta actividad algo divertido para ellos y no una obligación:

1) Escoge el cepillo de dientes correcto para tu hijo: Actualmente existe una gran oferta de diseños y estilos de cepillo de dientes; puedes comprar el de su superhéroe, princesa o color favorito. Recuerda que debe ser del tamaño y materiales acordes a su edad.

Una buena idea es que sea tu hijo quien escoja el cepillo de dientes, aumentando su interés y motivación.

*El cepillo de dientes lo debes cambiar cada 3 meses.

2) Escoge la crema de dientes correcta: Debe contener la cantidad de flúor recomendada para la edad de tu hijo según el odontopediatra.  Puedes probar con cremas con sabor a chicle, manzana o fresas.

*Al momento de comprarla, deja que el niño la escoja para que se sienta involucrado en la tarea.

3) Haz que cepille los dientes al juguete o peluche que más le guste: Ayuda a que el niño pierda el miedo a esta actividad y a que se familiarice con el cepillo antes de usarlo en él.

4) Ponle su música o canción favorita: Tu hijo puede cepillarse al timo de la música; esto será muy divertido. Puedes usar aplicaciones como Disney Magic Timer y Brush DJ que fomentan una adecuada higiene oral y hacen de esta actividad algo divertido.

5) Márcale el tiempo: Utilizar un cronómetro hará sentir al pequeño que está haciendo el cepillado a contrarreloj. El tiempo recomendado de duración para el cepillado de dientes es de 2 minutos. También lo puedes hacer usando un reloj de arena.

6) Decora el baño: Lo ideal es que el baño no sea un espacio tan plano, sino que lo decores según los gustos del pequeño con stickers, colores y demás, para hacerlo sentir cómodo en este espacio.

7) Hacer del cepillado una actividad familiar: Esto ayuda a que el niño se sienta a gusto con esta tarea. Cuanto más feliz y comprometida vea a la familia, el niño comenzará a imitarlos con mayor rapidez y facilidad.

     *Una buena técnica para realizar una buena higiene oral al niño, es cepillarle los dientes mientras está acostado, esto nos da más control de la acción, más rápido y más cómodo.

8) Utiliza recompensas para motivarlo: Estas recompensas ayudarán a motivarlo para que se lave los dientes. Los premios no deben ser dulces ni alimentos poco saludables.

Pacientes Felices

Nuestros Espacios

Reproducir vídeo