Odontoclave

¿Quién no quiere una sonrisa de ensueño? ¡Todos la deseamos! Pero con tantas las historias que escuchamos, a veces el miedo a la ortodoncia nos limita a recibir uno de los tratamientos más solicitados, tanto por salud como por estética.

Existe gran cantidad de información sobre tratamientos orales relacionados con el uso de brackets, tan es así que llega al punto de confundirnos porque no sabemos qué tan cierta sea.

Ya es hora de romper con los mitos y descubrir las verdades que se ocultan tras la sonrisa perfecta.

Odontoclave aclara tus dudas para que te animes a corregir tu sonrisa.

Solo hay un tipo de bracket.

Es falso. Hay aparatos de porcelana, Invisaling y ortodoncia lingual. La escogencia dependerá de los gustos del paciente y la recomendación del ortodoncista.

La ortodoncia se relaciona exclusivamente con la estética.

Es falso. Querer alinear los dientes torcidos, no es únicamente un deseo de belleza. Se relaciona con salud porque facilitan la higiene, minimiza la posibilidad de sufrir caries o enfermedades de las encías, hace más sencilla el masticar y, en consecuencia, la digestión.

La ortodoncia alivia dolores de cabeza por dientes torcidos.

Es cierto. Debido a la maloclusión se produce una sobrecarga en las articulaciones de las mandíbulas, que además de los malestares genera el desgaste de los dientes.

Los aparatos no permiten comer lo que sea.

Es falso. El paciente ajusta su alimentación que, por recomendación del ortodoncista, debería evitar comidas duras. Lo que debemos es tener cuidado al morder.

Hay que esperar que salgan todos los dientes para colocar los aparatos.

Es falso. Así como no hay un máximo de edad, tampoco existe un mínimo. Es el especialista quien, tras analizar el caso, decidirá si es recomendado un tratamiento en niños.

Los arcos y brackets demandan más limpieza de los dientes.

Es cierto. Quienes usan aparatos tienen que intensificar su higiene bucal, porque suelen acumularse restos de alimentos y, si no se asean como es debido, ocasionan caries y manchas.

Cualquiera puede colocar los brackets.

Es falso. Solo los ortodoncistas están profesionalmente formados para los tratamientos.

Adultos mayores no pueden usar ortodoncia.

Es falso. Así como desde niños se detectan los problemas o alteraciones en la dentadura y se corrigen a tiempo, en edad adulta también es posible arreglar las maloclusiones, solo que cuesta un poco más. Pero con nuevas técnicas se consigue el movimiento dental, aunque tarde un poco más.

La ortodoncia es sumamente dolorosa.

Es falso. Sí se siente dolor en la fase de movimiento, pero no dura todo el tratamiento. Forma parte del proceso, porque las piezas buscan encajar en la posición correcta. Un analgésico lo soluciona.

Al quitar los aparatos, los dientes se moverán.

Es falso. Pasa si se incumple con la retención. Si respeta al pie de la letra el uso de los retenedores, las piezas no se rodarán a ningún lado y el objetivo se habrá cumplido en su totalidad.

Si más aprietan los aparatos, es más efectivo.

Es falso. Si hay una tendencia en boga, es que el tratamiento sea corto y se apliquen fuerzas ligeras.

Antes o después, hay que extraer las cordales.

Es falso. Solo por necesidad médica se hace y la mayoría de las veces responde a la carencia de espacio, lo que dificulta que los dientes puedan acomodarse.

Disipadas las dudas, solo queda de tu parte dejar en manos de nuestros especialistas el diseño de una sonrisa y las mejoras médicas que se consiguen con la ortodoncia.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

hablemos