Odontoclave

De la noche a la mañana no se consigue la sonrisa perfecta. Es un proceso que implica etapas, algunas un poco más quejumbrosas que otras, pero nada que no valga la pena para lucir una dentadura modelo.

La ortodoncia ayuda a que los pacientes corrijan la posición de sus dientes; además de un fin estético, tiene un objetivo de salud.

Una de las principales dudas que ronda a un paciente antes de ponerse “los aparatos”, es cuánto tiempo pasará con esos arcos en la boca, antes de poder mostrarle al mundo su nueva sonrisa de película.

Son siete fases que comienzan desde el momento que asistes al ortodoncista, continúan con los movimientos que perfeccionan el aspecto y la forma de masticar, hasta la retirada del tratamiento. Conoce detalladamente en qué consiste cada una de estas etapas.

Fase 0: el estudio

Es la primera visita al consultorio, cuando el especialista evalúa el caso y decide cuál es el método que conviene aplicar. Se diagnostica si es un problema mandibular, de mordida o líneas medias.

Las radiografías son fundamentales, porque permiten ver en qué estado se hallan las raíces, presencia de infecciones o ausencia de muelas, entre otros aspectos. Pueden ordenarse las panorámicas (que analizan las malas posiciones y la simetría facial) y extraorales (impresiones que evitan hacer moldes de escayolas para armar los aparatos incógnitos o Invisalign).

Una vez con los estudios, el ortodoncista elige entre los brackets de metal o los “invisibles”, a conveniencia del paciente.

Fase 1: alineación y nivelación

Ya con la ortodoncia colocada, los dientes empiezan a moverse. Este periodo se le conoce como “activo”, porque arregla las imperfecciones verticales y el apiñamiento. Se logra aplicando fuerzas ligeras que enderezan la mordida cruzada y traccionan los dientes que aún no salen. Son seis u ocho meses en los que se consigue alinear y nivelar las arcadas.

Fase 2: corrección de oclusión

Los dientes encajan en la posición adecuada. Es el ciclo destinado a corregir la mordida o la oclusión. En ocasiones se usan ligas o gomas como fuerza externa.

Fase 3: cierre de espacios

Con la mordida corregida y los dientes ya nivelados y alineados, hay que cerrar los espacios entre ellos. Se usan, como en las fases anteriores, alambres rígidos y de sección rectangular que prevenga el volcamiento de raíces.

Las técnicas que son cadenetas, arcos de cierre, coils.

Fase 4: acabado y terminación

Es un ciclo de ajustes y perfeccionamiento, porque ya los dientes están alineados, no hay espacios abiertos y la mordida en una relación correcta.

Se comprueba que las raíces estén paralelas y se acomodan las pequeñas rotaciones o virajes en la línea media, de manera que coincidan tanto arriba como abajo. También se lleva a cabo el asentamiento final.

Fase 5: retirada

Es uno de los momentos más anhelados, porque estamos a un paso corto de la meta. Como ya se consiguió el objetivo funcional y también estético, se retiran los brackets y se pulen los dientes para deshacerse de los restos de adhesivos.

Fase 6: retención.

Sino la cumplimos, los dientes evidencian su rebeldía regresando a la posición inicial. El uso de retenedores fijos y fundas transparentes (mientras dormimos), permiten que se mantengan los resultados de todo el trabajo. Con estos, cada diente siempre estará en el lugar y posición que le corresponde.

En Odontoclave la atención es de primera, con equipos especializados y tecnología innovadora que hacen el proceso más llevadero y menos doloroso.

Aunque implique algunos meses, la atención de expertos te hará sentir que en un abrir y cerrar de ojos lucirás la anhelada sonrisa perfecta.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *